viernes, 21 de marzo de 2014

ALGUIEN QUE NO TOCÓ LA VIDA

                                               A Miguel Abuelo

                            ..."en la obscuridad del escenario, el último
                                aplauso, hace de la muerte, un pájaro más"...

Mientras vivíamos entre las aguas, movimientos marítimos
disimularon la herida mortal.
Íbamos perdiendo sangre lentamente, sangre inadvertida.
Nos contábamos cuentos, y hablábamos siempre de nosotros dos,
éramos soberbios.
Cuando yo volvía a imaginar lejano nuestro oleaje embravecido,
me encontraba con encarnizados y hambrientos tiburones, que
sorprendidos por la sirenita, prometían no atacarla.
Ël, enfurecido, me hablaba de otros aires, corrientes de lenguajes
primitivos.
Toda su vida eran superficies y alrededores.
Nos unía un deseo desesperado, un amor imposible de ubicar
en el tiempo.
Nos besábamos porque sí, y hacíamos el amor sin motivos.
Ël era alguien que no tocó la vida, yo un inexplicable.
Amábamos la unidad de todos los encuentros.
Videncia lúdica construyendo los avatares del espejo.
Esencia creando climas para otras supervivencias.

LUCIA SERRANO - del libro "BLUES PARA LA CORONA"




 Lucia Serrano