martes, 16 de agosto de 2016

LUCIA SERRANO (algo quiero decirte Rey de mi corazón, así en el desorden que tienen los genios, como nosotros dos....cuando abandonemos todo, ya no habrá vuelta atrás, pero antes de ese día....gozaremos, gozaremos, gozaremos, y no diré a nadie cuando me encuentre contigo, pero me encontraré contigo. Ojalá que dios salve al confundido,



A PLENA PENUMBRA, QUE NO SE SEPA QUIEN ES EL AMOR

Vendrá la noche en poco tiempo más y a plena penumbra,
que no se sepa quien es el amor,
lento crecimiento de las espigas en el campo,
espera la voluptuosidad de la luz.
Al alba será fruta madura, y besará mi alma,
entre los cielos de un corazón que inventa esta ternura,
como si fuera un monstruo a punto de matar.
Hablaba de ti amor mío,
sentía correr la sangre lenta por mis venas.
Hablaba de ti, y la calandria volvía nuevamente
a cantar en nuestra puerta, para nosotros dos,
pero ninguno se dio cuenta.
Hablaba de ti, el gallo cantaba sereno en las mañanas
gozando de la plenitud de haber llegado al nuevo día.
La huerta hamacaba sus cálidos colores,
y como una niña austera de verdades,
cumplía los sueños imposibles.

Subíamos al puente, para convencernos
que nuestra vida era esperar una vez
la penumbra conocida,
y el vino nocturno
entonaba nuestras ansias por perder.

Lúcida melodía que el poeta esperaba.


Que nadie sepa nunca quien es el amor,
si ella o yo, o el alba,
o la noche serena cuando llega,
o el perfume del rocío en las mañanas.

En la penumbra, hacíamos el amor,
autorizados a gozar juntos
y nada ni nadie podría separarnos.
El amor, lucía por las noches,
fervorosamente a nuestro lado,
nos pertenecía.