martes, 22 de noviembre de 2016

JOSÉ HERNANDEZ


(1834 - 1886

Poeta argentino - autor del Martín Fierro

Nació en los caseríos de Perdriel, en la Chacra de su Tío Don Juan Martín de Pueyrredón, el 10 de noviembre de 1834, durante el gobierno de Don Juan Manuel de Rosas. Educado en el Liceo de San Telmo, en 1846 fue llevado por su padre al sur de la provincia de Buenos Aires, donde se familiarizó con las faenas rurales y las costumbres del gaucho.
La lucha política caracterizó su vida. En 1858, junto con varios opositores al gobierno de Alsina emigró a Paraná, intervino en la Batalla de Cepeda y también en la de Pavón en el bando de Urquiza. Inició su labor periodística en el Nacional Argentino, con una serie de artículos en los que condenaba el asesinato de Vicente Peñaloza, publicados como libro en 1863, bajo el título de Vida del Gaucho. En 1868 editó el diario El Eco de de la segunda parte, "cuatro palabras de conversación con los lectores", abunda en la filosofía de la obra. También es interesante los comentarios de Miguel Cane, sobre la obra.
Corrientes y un año más tarde En el Río de la Plata, donde publicó artículos referidos a la cuestión del gaucho y de la tierra, la política de fronteras y el indio, temas que articularía literariamente en el Martín Fierro.
Participó en el levantamiento del Coronel López Jordán contra el gobierno de Sarmiento en Entre Ríos, y de regreso a Buenos Aires, en el Gran Hotel Argentino de 25 de mayo y Rivadavia, terminó de escribir El Gaucho Martín Fierro, editado en diciembre de 1872, por la imprenta La Pampa. Tras su onceava edición, en 1879 publicó La Vuelta de Martín Fierro. Fue diputado provincial y en 1880, siendo presidente de la Cámara de Diputados, defendió el proyecto de federalización, por el cual Buenos Aires pasó a ser la capital del país. En 1881 escribió Instrucción del estanciero y fue elegido senador provincial, cargo para el cual fue reelecto hasta 1885. El 21 de octubre de 1886 falleció en su quinta de Belgrano.

Lo llamamos trabajo
Algunos de nosotros
inmigrantes
tomamos el autobús
para trabajar
en la mañana brumosa
sin quejarnos
del mínimo sueldo
Levantamos, jalamos y movemos
nuestras manos
como olas fugaces
van y vienen
tediosas ingratas
Pero sí:
Lo llamamos trabajo
Resistimos horas extras
Día a día
por la mitad
de lo que tú ganas
Giramos, nos doblamos y nos rompemos
los lomos
seis días por semana
por un tercio
de lo que ganas
Pero sí:
Lo llamamos trabajo
Y aún insisten
en una radio conservadora
Lo gritan
en FOX NEWS
Que les quitaremos
su país
que ensuciaremos
su cultura
que ahogaremos
su lengua
Es absurdo absurdo
El único
verdadero conquistador
si no lo sabes
Es paz y amor
Es amor y paz