lunes, 23 de abril de 2012

TESTIMONIOS (Germán Pardo García)

Nos oponemos a los grandes bosques que extienden sus tentáculos silvícolas y chupan sangre del jardín obrero. Somos de una familia de luciérnagas que encienden sus fugaces farolillos al pie de las manzanas y duraznos. Daremos testimonio contra el tigre destazador de las joviales cabras, y contra las serpientes invasoras que lanzan de los ríos y lagunas a las pequeñas ranas campesinas. Comprendemos la pena de los nidos, donde en cada polluelo ya se escucha la escala musical adolescente. Y el pan que en nuestra casa no tocamos y limpio y sin ultraje permanece, es para esa ternura proletaria del indio que les da a sus alimentos, mientras suenan las flautas de carrizo, la morena sazón del abandono. El día en que las últimas alondras alcen un tribunal contra las fieras, acudiremos con la ley agreste, con los rurales códigos escritos por el gorrión en hojas de centeno, contra el sol y la lluvia, contra el frío, la desnudez el hambre y el despojo, porque hemos visto a las pesadas águilas devorar su salario al colibrí.

 Lucia Serrano        

3 COMENTARIOS:

1.      
No tengo palabras Lucia, para este magnifico texto con tan profunda reivindicación tan amenamente descrita, que hace que el vello se enfile hacia cielo, como tomando armas para ayudar a esta lucha… 
Permite mi modesta opinión y espero esta no empañe tan exquisito post.
Saludos.
1.      
gracias amigo, amo la poesía y disfruto con todos sus amantes de las palabras que recorre el poeta, un abrazo
2.      
Olá Lucia!

Em retribuição a sua Amável visita e

mais nova Amizade, estou passando por seus

lindo blogs, já seu Amigo também!

Saúdações do Brasil!

Adriano.