domingo, 5 de abril de 2015

POEMAS DEL GRUPO DE ESCRITURA TIGRE - SÁBADO 4 DE ABRIL 2015 -



los integrantes que enviaron la tarea, porque Ellos no le dan vacaciones a la POESIA. elegí esta foto por bella, mas luego me di cuenta que los que escribimos para el Sábado 4 de abril somos cinco, así que vamos todavía....

A LA CARGA MIS VALIENTES




 LEANDRO BRISCIOLI 

                      DESPRECIANDO LOS PASOS QUE NO PUEDE DAR                                          
Despreciando los pasos que no puede dar,

cae en el olvido y se esfuma

como los grandes fuegos

que ya no volverán.


Sin sexo, sin salida,

es una especie viva de casualidad,

algo de respiración intermitente

que colapsa en la próxima esquina

cuando el viento fuerte,

arremete sus sueños,

cuando invade todo su cantar.


Sale a tomar aire,

y se encuentra con un nuevo pensamiento,

algo que mueve todo de lugar,

y repite sin limites

que después de la noche,

siempre llega alguna mañana.




LA VERDAD


Cuando cada pisada absurda y delirante

se detenga frente a mi, cual amenaza profunda,

yo diré que la verdad nunca es una sola palabra,

nunca tiene un solo camino,

no crece, ni muere,

ni es tuya, ni mía.


Morimos por conocer alguna verdad

que nos cambie el rumbo en altamar,

y desquiciando cualquier nobleza,

nos damos cuenta

que la imperfección humana no tiene limites

y que la capacidad de amar es tan pequeña

que casi ni se puede ver.


Oh, hombre sin destino,

tus caminos son pocos para el amor

e inexistentes en cualquier verdad.


Te caes, te levantas, y aun así,

haces máximos esfuerzos por volver a caer.


Yo me pregunto:

¿ Porque da tanto goce una caída?


Hombre del tiempo,

la verdad esta fuera de ti.




CHARLES BAUDELAIRE


MADRIGAL TRISTE

¿Qué me importa que seas casta? Sé bella y triste.
Las lágrimas aumentan de tu faz el encanto.
Reverdece el paisaje de la fuente al quebranto;
La tormenta a las flores de frescura reviste.

Eres más la que amo si la melancolía
Consterna tu mirada; si en lago de negrura
Tu corazón naufraga; si el ayer su pavura
Tiende sobre tus horas como nube sombría.

Eres la bien amada si tu pupila vierte
-Tibia como la sangre- su raudal; si aunque blanda
Mi caricia te arrulle, lenta y ruda se agranda
Tu angustia con el trémulo presagio de la muerte.

¡Oh voluptuosidades profundas y divinas!
¡Salmo de los deleites entonado en sollozos!
Tus ojos, como perlas, son fuegos misteriosos
Con que las interiores penumbras iluminas.

Tu corazón es fragua; la pasión insepulta
Como ascua inextinta, dispersa su destello;
Y bajo la celeste blancura de tu cuello
Un poco de satánica rebeldía se oculta.

Pero en tanto, adorada, que no pueblen tus sueños
Pesadillas sin término, reflejos avernales,
Y en lívidas visiones de azufre mil puñales
Tajen tu carne ebria de filtros y beleños,




Y a todas las quimeras pávida esclavizada
El augurio funesto mires a cada paso,
Y convulsa te acojas al letárgico abrazo
Del tedio irresistible que anuncia la alborada.

Tú no podrás, oh sierva que me impones tu ley
Y a tu amor me encadenas perversa y temblorosa,
Decirme desde el antro de la noche morbosa,
Con el alma en un grito: "yo soy tú mismo, ¡oh rey!"




JORGE MONTIRONI

PASCUA

Raigambre de insistente latido,

atravesando tiempos de la culpa.

Paradoja religiosa que negando la muerte,

se encuentra con la muerte.

Pascua de resurrección,

caminos entrelazados de un mismo sendero.





QUERIDA:

                    Harto de los momentos aciagos propuestos por insensibles alimañas, busco un oasis fresco donde darte de beber frutos naturales y conversaciones imposibles que transformarán el mundo en un sueño hecho realidad. 
                    Sin torpes acertijos del delirio, ni cándidas ilusiones, ni oscuros estrechos de horror y muerte que proponen las incesantes guerras del odio. 
                    Nuestras locuras y provocaciones son un veneno mortal para inocentes e insensatos espíritus de la razón adormecida por certezas inútiles. 
                    En la mañana de nuestras cumbres, recogeré en nuestras faltriqueras todos los restos de la poesía, que inescrupulosos e ignorantes visitantes de este mundo han desechado, y construiré con esos pedazos, el elixir del Poema sin final para ti. 




MIGUEL OSCAR MENASSA

LA NUEVA LEY DE EXTRANJERÍA


Ahora a crecer, que quiere decir:
entrenarse con voluntad fecunda
para poder dentro de unos años
saber vivir, amar en otro mundo.

Ahora a crecer,
a desviar nuestros principios,
a encarcelar nuestras pasiones,
hacerlas llevaderas y si un día,
siento una pulsación extraña
que al liberarme me condena:
Diré que no, mil veces no.

Ahora a crecer,
a comprender el valor del dinero.
El dinero puede, cuando quiere,
de un sólo golpe,
aniquilar toda virtud,
preñar la nada,
embellecer con flores el desierto
y hacer del hombre y de la piedra
dos amantes perfectos.

Ahora a crecer,
a dejarse llevar por el contrato.
Conocer a fondo nuestros sentimientos
para abandonarlos.
No poner nunca de excusa,
en el trabajo, un amor,
porque me quitarán el amor
y no me darán ningún dinero.

Ahora a crecer, que quiere decir ahora a descansar.
No me fue posible encontrar nada en ningún sitio
ni amores, ni ventajas, ni pan, ni soledad
por eso me condeno a escribir un poema.
Un poema de un hombre
que ya lo tuvo todo
y desea soñar.
Un poema de un hombre
que sueña todo el día
pero no puede amar.
O la historia de un hombre
que trabajando duro 20 años
pudo al fin veranear.
O aquel hombre que amaba
sólo a su madre y que tuvo
un trágico accidente en el mar.

Hombres valientes,
hombres de acero firme,
combatientes,
en las calles de la ciudad,
todos contra todos.

Yo soy un hombre
y escribo con violencia.
A veces termino sabiendo
cosas que nunca viví.
Otras, me doy cuenta, vivo vidas
que nunca imaginé.

Soy elegante y voy vestido de palabras,
al mismo tiempo me desean hombres y mujeres
y eso me da coraje para seguir en el poema.
Me hacen sentir que escribo para el mundo.

Digo violeta, pongo violeta aquí
y el horizonte se tiñe de violencia.
Digo violencia, pongo violencia aquí
y un hombre arranca sus genitales
y los ofrece a Dios

o bien, una mujer le dice al hombre,
¡mátame! por favor,
y él la mata con cierto nerviosismo
y la mujer, complacida,
goza mientras se muere.
Al hombre
lo meten en la cárcel 30 años
y cuando lo liberan
una luz lo enceguece
y muere atropellado y ciego
por un niño andando en bicicleta.

Un hombre, una mujer chocan en la vida
y se llevan por delante como bestias
y se sonríen, cálidamente y se abrazan
antes de caer.
Ese abrazarse, mutuamente, los salva.

Después sus vidas se llenan de papeles,
papeles de nacer, de haber nacido
en un país, un pueblo.
Papeles que confirmen
que padre y madre hicieron el amor.
Papeles que me digan
que soy un hombre aquí.

Aquí, en este papel, se dice claramente
que este hombre que soy
nació de humanos seres
y el papel asegura,
con la fuerza de la palabra escrita,
que en el momento de la foto,
este hombre que soy, estaba vivo.

Vengan a mí, que tengo para daros nada.
Nada de nada tiene el extranjero, nada
y, sin embargo, tiene un verso en los ojos:

Rueda la vida, rueda y, también, se detiene.

Aquí están, mi vida, mis hijos, mi dinero
mi trabajo futuro, todos mis amores.
Al menos dadme un papel que diga:
"El extranjero Juan no tiene nada,
todo lo dio por un papel".

No tengo nada, ni dignidad me queda,
al menos un papel que diga que he vivido.
Este fue Juan, nació de padre y madre
fue, exactamente, un hombre
pero vivía como un perro, sin amor y sin dueño.

Al morir, también, le fracasaron los papeles
y nadie se dio cuenta de su muerte.
"No estaba", "no venía", "lo habrían contratado"
pero nadie podía pensar que había muerto.

Papeles, dadme papeles,
soy la mujer del valle donde la radiación
se comía, vorazmente, a los pájaros,
tengo en mi cuerpo marcas de la explosión.
Los salvajes carros de la guerra al alba
atravesaron nuestro cuerpo.
Ni alma nos dejaron.

Fuimos quemadas vivas y, sin embargo,
en mi cuerpo aún brilla,
la caricia del amado al partir.
Tengo los labios rotos por la sal de la vida
y, sin embargo, cuando vuelve,
dulce es el beso del amado
aunque vuelva a partir.

Cristos y deidades al pasar por mi pueblo
no encontraban consuelo al ver lo que pasaba.
Caín, el asesino, estaba vivo
y Abel de sueños era, inalcanzable.

En mi pueblo se violaban las vírgenes
para no contraer enfermedad
y ataban a los niños de la cintura para abajo
para que no pudieran, los pobres, caminar.

Y cuando no había pan o carne o gasolina
se mataba algún pobre, alguna puta.
Y hubo noches, en mi pueblo: la tierra,
que se llamaron las noches de las bombas
donde nos acostábamos uno encima del otro
para que los de abajo no murieran.

Y después hubo horrores que se olvidan,
horrores donde toda la culpa
la tenía Dios.



                                                     

PATRICIA DIZANZO

UN POEMA DE AMOR

Atesoro en mi alma

el brillo de sus ojos,

ese instante en que por primera vez

nos encontramos en una mirada.

Allí quedó anidado

el silencio más bello

que aún vive en mí

serenando el tormento de lo cotidiano.

Y florece en mis sueños

y converso con él

y al despertar amanece el olvido

para que pueda volver a encontrarlo.

Aparece en mí

irrumpiendo amorosamente

invitándome a despertar

a expandir mis destrezas.

Y mi alma se transforma

para poder alcanzarlo

construyendo un poema de amor

donde sea posible encontrarnos


Querida:

           

                Paseando entre libros, en una noche demasiado gris para ser oscura, me encontré contigo. Conversaron nuestros fantasmas, nuestras sombras, nuestros silencios, hasta que mi ocaso decidió sucumbir ante tu singular manera de nombrar la vida.

            Palabras encadenadas por el son de tu alma cautivaron los vestigios de humanidad sobrevivientes en mí. Y entre cartas y poemas aprendí que es posible transformar el dolor en letras, bellas letras, sutiles, agudas, profundas, sangrantes, extraordinarias, osadas, preciosas letras.

            Sembrando la cadencia de tus versos en otras almas has conseguido agobiar la quietud, derrocar al imperio de lo predecible, burlar al tiempo y al espacio transformando puntos en fugas, signos en melodías, oscuridad en sabiduría.

            Amante del silencio, inquieto ser cultivado por la sabiduría que se aprende sin ser enseñada, conversa con la peste hasta hipnotizarla, detiene los huracanes que enceguecen a los dioses, y embriaga a las sombras con tu belleza.

            No preguntaré por tu salud, intento crear algún camino para que salgas de la enfermedad, y de ser necesario podría repetirlo tantas veces como necesite tu sordera.

            Cuando decidas entretener a esa soledad que no es ninguna, allí estaremos, amando los encuentros y las risas de los amigos, para hacer una fiesta a la vida.




   
VICENTE HUIDOBRO


ARTE POÉTICA

Que el verso sea como una llave
que abra mil puertas.

Una hoja cae; algo pasa volando;
cuanto miren los ojos creado sea,
y el alma del oyente quede temblando.


Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;
el adjetivo, cuando no da vida, mata.


Estamos en el ciclo de los nervios.
El músculo cuelga,
como recuerdo, en los museos;
mas no por eso tenemos menos fuerza:
el vigor verdadero
reside en la cabeza.



Por qué cantáis la rosa, ¡oh poetas!
hacedla florecer en el poema.


Sólo para nosotros
viven todas las cosas bajo el sol.


El poeta es un pequeño Dios.






NORA CÓLIVA

Leyendo a WALT WHITMAN  (Cosmos)


QUIEN CONTIENE A LA DIVERSIDAD


Quien contiene a la diversidad y es la naturaleza

Quien es la amplitud de la tierra y la rudeza y sexualidad de la tierra
Y la gran caridad de la tierra, y también el equilibrio
Quien no ha dirigido en vano su mirada por las ventanas de los ojos
O cuyo cerebro no ha dado en vano audiencia a sus mensajeros
Quien contiene a los creyentes y a los incrédulos
Quien es el amante más majestuoso
Quien, hombre o mujer, posee debidamente su trinidad de realismo,
De espiritualidad y de lo estético o intelectual
Quien, después de haber considerado su cuerpo,
Encuentra que todos sus órganos y sus partes son buenos
Quien, hombre o mujer, con la teoría de la tierra y de su cuerpo
Comprende por sutiles analogías todas las otras teorías,
La teoría de una ciudad, de un poema
Y de la vasta política de los estados
Quien cree no sólo en nuestro globo con su sol y su luna
Sino en los otros globos con sus soles y sus lunas
Quien, hombre o mujer, al construir su casa
No para un día sino para la eternidad
Ve a las razas, épocas, efemérides, generaciones
El pasado, el futuro, morar allí, como el espacio
Indisolublemente juntos.
  

  
Carta

Queridos:

                Sé que es mi sangre la que corre por  sus  venas y sin embargo… que lejos.

Ni siquiera podemos con los mínimos acuerdos. En otro tiempo uno de estos episodios era desgracia para siempre, sin embargo, hoy, ni siquiera siento tristeza por los desacuerdos.

¿Qué será natural del apego? Suena alguno de mis versos.

¿Qué será entonces, natural del apego?





  
HAY UNA PENA QUE TENGO


Hay una pena que tengo

donde nadie me señala,

no soy esa que han soñaron

frente a mi cuna, las hadas.


Es allí donde no pienso,

cuando soy esto que soy.

Sentido absurdo el querer

aquello que cualquiera
puede  acceder.


No perturben mi silencio,

dejen que me sueñe otras,

que rasguñe cada noche

lo que pude conocer.


Despeñada de mis versos

este alma pobre y fría,

lo que no sabe ,

defiende

poniendo en juego la vida.





  






safe creative: identificador: 1503283703211
copyright todos los derechos reservados